COLGANTE  LLAMADOR DE ÁNGEL Ver más grande

COLGANTE LLAMADOR DE ÁNGEL

CHIKCOLGAN37

Nuevo producto

COLGANTE  LLAMADOR DE ÁNGEL

Tamaño 3,5 X 2,8 Cm. Aprox.

Colgante llamador de Ángel  en color cobre, cascabel gris y cordón negro.  Ten tu protección individual y no te sientas solo.

Más detalles

100 artículos

7,20 € iva inc.

Más

HISTORIA

Un llamador de ángeles es una esfera redonda  que emite un sonido armonioso cuando es agitada. La leyenda le otorga la facultad de proteger a quien lo posee y de favorecer su bienestar.

De hecho, aunque el llamador es para beneficio exclusivo de la persona portadora, protegería al futuro hijo aun estando en el vientre materno. Eso sí: una vez que éste haya nacido, puede ser utilizado únicamente por uno de los dos, madre o hijo.

Los llamadores de ángeles producen un sonido armonioso y agradable -como el de unas campanitas- que, según la tradición, atrae y avisa a nuestro Ángel Guía -Ángel de la Guarda- de que necesitamos su presencia. A los ángeles les encanta este sonido, probablemente por la transmisión de las vibraciones metálicas y gráciles; si, además, es utilizado por un humano, los ángeles reciben un mensaje extra que les informa de que están siendo llamados por un ser al que aman.

Existen varias leyendas sobre la historia y orígenes de los llamadores de ángeles. Quizás la más hermosa sea una leyenda que nos cuenta que, hace miles de años, los humanos vivían en contacto directo con sus Ángeles Guías o Ángeles de la Guarda, y que, por alguna razón seguramente vinculada al Pecado Original, tuvieron que dejar de vivir conjuntamente con ellos. Los ángeles, apenados por la pérdida de la compañía de los humanos -los seres que más amaban- obsequiaron a éstos con colgantes esféricos, que al agitarlos, sonaban como campanillas. Estas esferas eran un símbolo de protección.

Los ángeles se despidieron de los humanos y les explicaron que, aunque ya no los volvieran a ver, si se sentían en peligro, desprotegidos o simplemente tristes, sólo necesitaban agitar la esfera, ya que, cuando escuchara su sonido, el Ángel Guía -Ángel Guardián- de cada uno acudiría en su ayuda o compañía.

Los ángeles pusieron una única condición: el colgante sería de uso exclusivo y personal, pues  todos tenían un sonido propio y reconocible por cada Ángel Guía -Ángel de la Guarda-, y este ángel no puede ser "prestado" a otra persona. Si se contravenía esta condición, la magia y protección de la esfera desaparecería. Nuestros antepasados decidieron llamar a estos colgantes "llamadores de ángeles".

No te sientas sólo nunca más, ten tu propio llamador de ángeles para protegerte y ayudarte en esos momentos de incertidumbre , que te dé luz a  tus pensamientos negativos.